When you’re not the one to leave

The thing is, I’m to use to changes, it has never bothered me to change geographical spaces, from small things like changing schools or moving houses to move to another city or even to another country, I’ve never felt like I left something behind, I’ve always felt that it’s me the one that’s going away, and it’s ok, the few friends I made and keep in different parts of the world, over the years, I cherish them with all my heart and they understand that even if we don’t speak on regular basis, they are always on my mind, I don’t have them close, yet I have them deep in my heart, and it has always worked like that; I said good-bye, came back to visit every time I could and I’ve never felt alone, abandoned or empty, until a couple days ago, that feel like ages, were I found myself on the other side of the situation, I found that who had to stay this time, was me, that who had to deal with distance this time, was me, that who had to deal with the empty spaces that these people left, was me, and overall, I found that it was me, the one that had to deal with the day to day routine that I was already used to, but this time, on my own, just with myself, whom by the way I fear deeply, I still don’t feel complety comfortable being on my own for long periods of time.

I found myself not only dealing with the lack of a friend that I was used to seeing and talking to for 24 hours 7 days a week but also with my breakup with a wonderful human being and the flood of thoughts and unsaid feelings that came with it;  In a matter of one week it felt like my world was collapsing, it is hard enough when one of your biggest pillars, when you are away from home, has to go away, now imagine losing the two of them days apart from each other. All this leading me to think how strong are the relationships that we develop when we are away, away from our comfort zone, alone with ourselves and our illusions of growing an learning, how strong and fruitful are the relationships that we develop when we find ourselves with someone in a similar situation to ours, how hard it is when we depend so much on someone that in the moment they leave we feel lost and aimlessly.

I’ve always liked to think about myself as an independent person, I like to be on my own but it is always better to know there’s someone out there to share my thoughts with instead of letting them eat me from the inside. I’m not gonna lie, I spent some rather difficult days in which I could feel my body in pain and even getting out of bed meant an almost impossible challenge to fulfill, even now that I can write this to all of you and to myself, and can speak about it almost without feeling my heart being squeezzed doesn’t mean I’m over it, but I am truly convinced that this is a big step  toward feeling okay with it, feeling okay with myself, a big step towards accepting that I need to share more with myself, get to know me a little bit better until I feel truly and completely comfortable with me and who I am, towards loving me more, and that even if people come and go I must feel centain that I will always have me, because even though the people that left this time are going to remain with me one way or another, it’s not always going to be like that and I need to make sure I’m strong enough to accept that, this is life and sometimes a good-bye truly means forever but I also need to stay hopeful because some other times a good-bye can also mean see you soon, until next time, see you tomorrow; Because when nothing is certain, everything is possible.

Anyway, my point in all of this is that it doesn’t matter how difficult the situation might look like, there’s always something good that comes from there, in my case, despite the saddness and the hugh amount of work it’s been taking me to wrap my head around it and adapt to it and the new people that are sorrouding me, I am eternally gratefull, for the people that came into my life after and for the people that left, I am gratefull for those two amazing human beings I crossed paths with, I am grateful to them for everything I’ve learned and lived along the way and I became conscious that I should focus my energy on being happy for them, because them leaving didn’t mean they wanted to leave me, they left to follow their dreams, to accomplish goals and to grow and be better persons and from the bottom of my heart I wish them the best, because they deserve it.

So, always focus your energy on good thoughts, be happy for you and for them, make sure you are full mentally, physically and emotionally so when more people come around you can do nothing but receive the good from them and give them good back; There’s always something good about everything that happens to us, everything that happens, happens for something, everything goes away and everything changes. This too shall pass.

Chris.

P.S: Thank you so much for understanding if this post has no head or toes but I’m still trying to wrap my thoughts and soul around this and I just wanted to write something about how I’ve been feeling and what I’ve been thinking in the past days.

Cuando no eres tu quien se va

 

La cosa es que he estado demasiado acostumbrada a los cambios, nunca me ha molestado cambiarme de plano geográfico, desde cosas pequeñas como cambios de escuela o cambios de casa, hasta grandes como mudarme de ciudad o a otro continente, jamás he sentido que dejo algo, siempre he sentido que la que se aleja soy yo y está bien, los pocos amigos que conservo en varias partes del mundo, alrededor de los años, los conservo con mucho cariño y entienden que aunque no hablemos cada día, siempre los pienso, no los llevo cerca pero si muy dentro y siempre había funcionado asi; Yo decía adiós, regresaba a visitar cuando podía y nunca me había sentido sola, abandonada o vacía pero hace pocos días, a pesar que se siente como una vida, me encontré del otro lado de la situación, me encontré con que, quien debía quedarse esta vez, era yo, que quien debía lidiar con la distancia esta vez, era yo, que quien debía lidiar con el espacio vacío que dejaron estas personas era yo y sobre todo, era yo, quien esta vez, debía lidiar con el andar cotidiano al que ya estaba acostumbrada, pero sola, conmigo misma, a quien por cierto le tengo un miedo terrible, aún no me siento del todo cómoda al estar a solas con ella. Me encontré con que no solamente debía lidiar con la falta de una persona a la que estaba acostumbrada a ver 24 horas los 7 días de la semana si no también tendría que lidiar conmigo misma y mis pensamientos sobre el termino de mi relación con otra persona que debía irse, que para hacerlo más difícil, es una gran persona ; Es lo suficientemente difícil cuando tu pilar más grande se va ahora imaginense que tus dos pilares más grandes cuando estás fuera de casa, se van en cuestión de una semana, que insisto, ahora se sienten como años. Lo que me ha llevado a pensar lo fuertes que son las relaciones que desarrollamos cuando estamos fuera, fuera de nuestra zona de comfort, solo con nosotros mismos y las ilusiones de crecer y aprender, lo fuertes y fructiferas que son las relaciones que desarrollamos cuando nos encontamos con alguien en circunstancias similares a las nuestras, que fuerte es cuando dependemos tanto de alguien que en el momento en que se va, nos sentimos perdidos y sin rumbo.
Siempre he sido de las personas que necesitan a alguien cerca, a pesar de que soy muy independiente, o eso me gusta pensar, me siento más segura cuando puedo compartir mis pensamientos con alguien y no solo dejar que me carcoman por dentro. No lo voy a negar, pasé unos días bastante malos, en los que hasta salir de la cama representaba un reto casi imposible de cumplir y aunque ahora ya puedo escribir y hablar un poco más abiertamente al respecto no quiere decir que lo haya superado, creo que ésta es una buena manera de dar un paso hacia adelante, hacia aceptar que debo conocerme mejor y sentirme más cómoda conmigo misma, que debo quererme más, sentirme más agusto compartiendo conmigo misma, que aunque la gente llegue y se tenga que ir debo estár segura de que siempre me voy a tener a mi misma, porque aunque esta vez las personas que se fueron siguen y seguirán en mi vida, es muy duro decir adiós pero debo tener la confianza de que soy lo suficientemente fuerte para aceptar que así es la vida y que tal vez un adiós es definitivo pero que a la vez un adiós puede no significar para siempre, que tal vez es un hasta luego, hasta pronto, hasta mañana, porque cuando nada es seguro, todo es posible.

En fin, el punto de todo esto era que siempre que estén en una situación difícil siempre encuentren el lado bueno, en mi caso, a pesar de que fue muy triste y me ha tomado un gran trabajo, adaptarme a la situación y a las nuevas personas que me rodean, yo entendí que tenía que estár muy agradecida por que estas personas se cruzaron en mi camino y agradecida con estas por todo lo que me enseñaron, que debo estar feliz porque su decisión de irse no involucraba dejarme e irse por que si , se fueron a cumplir sueños y a crecer como personas y desde el fondo de mi corazón les deseo lo mejor, lo saben y saben que siempre estaré para ellos, son personas que van a estár en mi vida por siempre de una u otra manera. Así que enfoquen su energía siempre en pensamientos positivos, en darse amor a ustedes mismo primero y después a otros, en que nos les falte nada fïsica y emocionalmente para que cuando lleguen personas a su vida lo unico que puedan hacer es darles más de eso que les hace bien; De toda situación siempre sale algo bueno, y todo lo que pasa, pasa para algo; Todo pasa, todo cambia.

 

Chris.

 

P.D: Gracias por entender si este post parece que no tiene pies ni cabeza, aún estoy tratando de acomodar mis pensamientos y mi alma en todo esto, pero quería escribir un poco al respecto desde hace varios días.

Lo que pasa cuando ya te fuiste

Hace poco más de un mes que deje México para embarcarme en una aventura como ninguna otra, algo que siempre soñé hacer pero nunca creí el que momento llegara tan pronto y menos que el tiempo avanzara tan rápido; Hoy les escribo esto desde la sala de mi departamento en Dublin, Irlanda, la búsqueda de alojamiento fue una pesadilla, mi amiga y yo, sufrimos, casi lloramos, entramos en crisis, caminamos distancias enormes y un día por casualidad encontramos este lugar, perfecto para nosotras, pareciera que lo hicieron de tal manera que supieran que íbamos a llegar. No ha sido nada fácil pero tampoco ha sido lo peor del mundo, lo que pasa cuando te vas es maravilloso, es grande, es doloroso, es cansado pero es reconfortante.

Lo que pasa cuando te vas es que creces, aprendes que estas solo y que tienes que ver por tus propios medios, pasa que aprendes cuales son tus limites, aprendes que puedes caminar por horas en una ciudad donde cada esquina parece mejor que la anterior, pasa que disfrutas la vista, quieres conocer más, quieres salir, quieres viajar, lo que pasa cuando te vas es que encuentras gente en el camino en situaciones similares a la tuya, no lo puedes creer, pero así es, hay mucha gente que está viendo lo mismo que tu y tienen la oportunidad de apoyarse unos a otros, pasa que la mayoría del tiempo tienes que hablar en un idioma que no es el tuyo pero que te hace mejorar cada día, pasa que escuchas como piensan las personas en otras partes del mundo, sus costumbres, escuchas nombres que no sabías que existían y que no puedes pronunciar pero un día será lo más común cuando los repitas.

Lo que pasa cuando te vas es que aprendes a sorprenderte otra vez por detalles, aprendes a hacer nuevos amigos, aprendes que hay gente tan igual y a la vez tan diferente a ti, aprendes a soltar, aprendes que ahora tu vida es esta y que puedes ser quien tu quieras, aprendes a mejorar cada día, tu hambre por salir adelante crece, intentas hacer algo nuevo todos los días pero no temes que tu vida se vuelva rutinaria, pasa que un día sin darte cuenta estás un Lunes en un pub riendo con amigos de nacionalidades diferentes mientras beben cerveza, aprendes que el atardecer e incluso la luna se ven distintas en todas partes.

Cuando quieres irte, el miedo te invade, la incertidumbre no te deja dormir, tal vez sientas que no vas a poder, pasan miles de ideas en tu cabeza sobre todo de lo que puede salir mal, cuando quieres irte lo más fácil es decir que lo va a hacer, una vez que ya te fuiste probablemente todos esos sentimientos se intensifiquen pero al menos sabrás que lo lograste, que ya te fuiste y que si puedes hacer eso, puedes hacer todo lo que te propongas.

 

 

Del miedo que da irse

Y es que no se lo he dicho a nadie pero estoy aterrada y como no estarlo si la vida esta a punto de cambiarme.

Varias veces me he preguntado ¿Por qué me hago esto? ¿Tengo la necesidad de irme? De dejar la comodidad de mi día a día para explorar, aunque nerviosa y muerta de miedo, mi respuesta siempre es la misma, ¡SI!, necesito irme lejos, necesito ir ahí a donde voy, porque cuando la vida se vuelve cómoda es momento de moverse, de tener hambre de más, de aprender más, de vivir más. No estoy diciendo que la comodidad sea mala, pero creo que como todo en esta vida, en exceso hace daño y cuando hay exceso de comodidad hay conformismo, y yo me niego a creer que todo lo que soy es lo que puedo llegar a ser.

Da miedo, claro que lo da, emprender hacia lo desconocido en busca de eso que te falta sin saber exactamente que buscar o en donde encontrarlo, no es fácil, pero estoy segura de que la recompensa vale la pena, pero también vale el esfuerzo, vale las caminatas, vale perderse y volver a encontrarse, vale la risa, vale los aprendizajes y todo lo bueno que venga con esa experiencia.

Claro que da miedo estar solo, pero te darás cuenta que no lo estás, en el camino estoy segura de ir encontrando amigos, familia y si no, a mi misma, yo que jamás me permitiré sentirme sola.

Claro que da miedo y nervios, pero aquellos que vivimos con ese fuego interno que quema nuestras ansias por  salir y ver el mundo sabemos que también da  emoción, da esperanza, da anhelo, que da felicidad, que da vida y que mejor recompensa que poder sentirlo todo.

Porque creo firmemente que irse es moverse y que moverse es avanzar, avanzar es conseguir y conseguir es crecer y no hay nada como crecer descubriendo esos lugares en los que jamás creíste estar, esos lugares que no tenías ni idea que existían y ahora se han vuelto parte de ti.

Esto lo escribo para mi, para reafirmarme que estoy haciendo lo correcto y que ante todas las adversidades lo bueno siempre prevalecerá, que de todas las experiencias se aprende algo y que lo importante es eso, aprender.
Esto lo escribo para ti, que como yo mueres de miedo, quiero decirte que está bien, sientes miedo porque hay un cambio y los cambios siempre son buenos; dicen que el miedo nos engaña para vivir vidas aburridas, yo espero con todo mi ser que tus ganas de explorar, de aprender y de encontrarte sean infinitamente más grandes que tus miedos.